28 de Mayo: El Día Internacional de la Hamburguesa 🍔

28 de Mayo: El Día Internacional de la Hamburguesa 🍔

Mar, 24/05/2022 - 19:55

 

Hablar de la historia y el origen de la hamburguesa no es tarea fácil, sin embargo, bien lo merece si tenemos en cuenta que la hamburguesa marcó el inicio de una nueva tendencia gastronómica: como la de los restaurantes que abrieron sus puertas utilizando este alimento como eje central de su menú o las hamburguesas gourmet.

Si hablamos de la hamburguesa moderna, tal y como la consumimos hoy en día entre dos rebanadas de pan y aderezada con todo tipo de ingredientes, seguramente se piensa en Estados Unidos. Sin embargo, antes de que la hamburguesa aterrizara en el continente americano entre finales del siglo XIX y principios del XX, ésta ya había hecho sus primeras apariciones en Europa como un simple filete de carne, todavía sin pan y sin aderezos.

En torno a su nacimiento existen diversas teorías. Una de las cuales nos remite hasta el libro gastronómico "De re coquinaria", obra del gastrónomo romano Marcus Gavius Apicius; donde según algunos historiadores, está la primera referencia documentada de la hamburguesa.

Otra de las hipótesis señala que la hamburguesa fue un invento surgido de la necesidad de contar con un alimento nutritivo, fácil de transportar y consumir por parte del ejército de Gengis Kan durante su expansión hacia los territorios de Rusia, Ucrania y Kazajistán. Durante sus travesías, los combatientes guardaban los trozos de carne picada bajo sus sillas de montar, para machacarla y calentarla con la fricción del cuerpo de sus caballos.

Cuando los mongoles invadieron Moscú en 1237, la población descubrió esta receta y la llamaron Steak Tartar una “hamburguesa” cruda y sin pan. Esta historia bien podría referirse no solo a la hamburguesa, sino también al nacimiento de otros alimentos elaborados a base de carne picada, como podría ser la actual carne tártara; incluso otros como el carpaccio, las albóndigas o el famoso pastel de carne.

A mediados del siglo XIX, el puerto alemán de Hamburgo era la puerta de salida a Estados Unidos para los emigrantes de toda Europa. Ahí, posiblemente influidos por los cocineros rusos, empezaron a cocinar el steak tartar y le dieron un nombre más local y nació la "Hamburg Steak", un símbolo culinario del país que pronto daría el salto hasta América.

Directamente llegados desde el Puerto de Hamburgo, estos inmigrantes trajeron consigo numerosas costumbres, gustos y tendencias culinarias a las que, poco a poco, tuvieron que acogerse una gran cantidad de restaurantes norteamericanos. Así, empezó a prepararse en locales de la costa este, especialmente en Nueva York, que recibía un flujo constante de emigrantes europeos.

La razón de su éxito era evidente: les recordaba al viejo mundo… Así, a principios del siglo XX, se empezó a crear lo que hoy conocemos como la hamburguesa clásica. Entre las referencias más importantes, merece especial mención Delmonico's Restaurant, considerado por muchos historiadores como el primer restaurante donde se cocinaba y se ofrecía esta hamburguesa inspirada en la receta auténtica de Hamburgo.

Corría el año 1837 y, para entonces, el precio por el que se ofrecía este manjar era considerado elevado para la mayoría de la población. Pero su éxito era evidente y conforme ganó más adeptos, su demanda aumentó y su precio fue haciéndose más asequible para el ciudadano medio.

Así, el término "hamburguer steak" se reemplazó por "hamburguer", hasta que finalmente se popularizó el término "burger". A lo largo de los años, este diminutivo ha servido para dar nombre a las diferentes variedades de hamburguesas, en función de sus ingredientes, como la cheeseburger (hamburguesa con queso) o la baconburger (hamburguesa con tocino), etc.

¿Cuándo entró el pan de hamburguesa en escena?, ¿a quién se le ocurrió aplanar la carne y servirla entre dos rebanadas de pan? La respuesta también es incierta, distintos restaurantes de la costa este llevan décadas disputándose el mérito; sin embargo, una de las historias más populares señala que el pan acompañó por primera vez a la hamburguesa durante la celebración de una feria local en Seymour, Wisconsin.

Allí, un joven llamado Charlie Nagreen ofrecía en su puesto ambulante un pequeño emparedado que no tenía otro cometido que hacer que el cliente pudiera comerse el filete de carne con las manos, mientras disfrutaban del festival. El resultado fue todo un éxito. Tanto que, hoy en día, esta ciudad sigue celebrando anualmente el "Burger Fest" en su honor.

Así, este alimento iba en camino de transformarse en el símbolo estadounidense definitivo y la historia de la hamburguesa vive un auténtico despegue, pues su modernización viene acompañada de otros ingredientes y guarniciones mantenidos hasta la actualidad.

Desde las papas fritas o los refrescos de cola, malteadas, salsa de tomate y la mostaza o vegetales como los pepinillos y la cebolla; todos estos son ya icónicos acompañantes de la hamburguesa actual, un éxito que en gran parte proviene del nacimiento y expansión del concepto "fast food" popularizado por algunas de las más grandes compañías de comida rápida norteamericana como McDonald's, Burger King y la pionera White Castle.

El nacimiento de White Castle en 1926 fue la prueba definitiva de que el concepto de "comida rápida" llegó para quedarse y para expandirse al resto del mundo. La invención de la famosa Big Mac de McDonald's fue todo un hito en el mundo de la hamburguesa e hizo que la compañía diera un salto hacia la fama. Tanto que, hoy se puede medir la economía mundial, mediante el "Índice Big Mac” que calcula cuánto vale (en dólares) esta hamburguesa en distintos países del mundo, lo que sirve para comparar el costo de vida en cada uno de ellos.

De esta manera, la hamburguesa saltó al resto del mundo, y en los últimos años este concepto ha empezado a cambiar y comienzan a surgir las llamadas "hamburguesas gourmet", elaboradas con ingredientes considerados de mayor calidad. Así, empiezan a elaborarse hamburguesas con otros tipos de carne más selecta y tratada, como son las de buey de kobe o buey de wagyu.

De hecho, en 2017 el chef holandés, Diego Buik creó la hamburguesa más cara del mundo valorada en 2,300 euros, preparada con carne de vaca japonesa Wagyu, langosta Oosterschelde infusionada con ginebra Hermit Dutch Coastal, trufas blancas y queso Remeker.

Sea gourmet o no, lo cierto es que la hamburguesa es en la actualidad uno de los alimentos más consumidos por la población mundial. Su infinita versatilidad es, entre otras virtudes, lo que ha hecho posible que hoy en día podamos degustar una hamburguesa en todo tipo de restaurantes, con precios aptos para todos los bolsillos y variedades hechas para todos los paladares.

De hecho, ya no es extraño encontrar en muchos restaurantes y supermercados hamburguesas elaboradas con otros tipos de carne como pollo o pavo, así como otras versiones "no cárnicas", como las elaboradas solo con pescado o las vegetarianas y veganas.

Sin duda, las posibilidades que caben dentro de dos panes son infinitas.